• Grey Facebook Icon
  • Grey YouTube Icon
  • Grey Instagram Icon

Instalar una cisterna empotrada!

Actualizado: 25 nov 2020

Durante décadas, hemos arrastrado el concepto de cuarto de baño de toda la vida, sin atrevernos a innovar en su diseño como sí ha pasado con otras estancias del hogar como la cocina, sin ir más lejos. Sin embargo, el cambio de paradigma del baño parece ir calando en la mente de los hogares que comienzan a demandar soluciones diferentes, de gran calidad, que generen mayor bienestar y que realmente hagan la vida más fácil. 


En esta línea, una de las tendencias que ha llegado para quedarse es la de las cisternas empotradas, pues crean una estética nueva, permiten ganar espacio, generan sensación de amplitud y consiguen un baño sin rincones que resulta más fácil de limpiar. Por no hablar de que ofrecen más versatilidad en el diseño y un consumo de agua más eficiente y responsable. Ahora bien, a pesar de todas estas tangibles ventajas todavía hay en torno a ellas falsas creencias que nos proponemos desmontar.





Las obras y el mantenimiento

Una de las preocupaciones fundamentales que surgen a la hora de instalar una cisterna empotrada son las obras. El hecho de que toda la tecnología se esconda detrás de la pared, dejando a la vista únicamente el pulsador, hace preguntarse a más de uno cómo se integra ese ‘sistema invisible’ y qué hacer si este se estropea.